Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2020

La nueva ley de cambio climático

Imagen
Recientemente ha enviado el Gobierno al congreso el nuevo borrador de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Se concretan por fin los compromisos que nuestro país debe afrontar ante la crisis climática y las medidas que deberían garantizar que España consiga una economía neutra en emisiones de CO2 para 2050. El proyecto de ley es ambicioso y cubre la mayor parte de los sectores críticos en emisiones. Considera además la importancia de la formación sobre estos temas, haciendo mención explícita a la enseñanza de la ciencia del cambio climático en los distintos niveles educativos. Como indica una reciente encuesta del Instituto Elcano, aunque la mayor parte de los españoles consideran que existe un cambio climático de origen principalmente antrópico, todavia hay bastante ignorancia sobre la ciencia que lo fundamenta y, peor aún, poco convencimiento sobre aplicar medidas eficaces para combatirlo si eso afecta a los hábitos de los ciudadanos. El núcleo del borrador de Ley es e…

Ecodependencia humana a 2 metros

Imagen
Parece que intentamos retornar a la normalidad, porque necesitamos sentir que estamos vivos y que recuperamos las mismas cosas que hacíamos antes de que nos viniera encima esta pandemia. La rapidez y novedad de la situación nos dejó perplejos, pero estábamos seguros en casa, al menos la mayor parte. Ahora nos toca a todos retornar a la calle, encontrarnos de nuevo, volver a nuestras rutinas, pero nos seguimos confrontando con el miedo al contagio, con las llamadas a la prudencia, en donde ya todo el mundo es sospechoso.
Se ha hablado mucho de que esta crisis nos recuerda la dependencia que tenemos de los demás, la necesidad de reforzar los lazos que nos unen a los demás, sentir que necesitamos y que nos necesitan. Aristóteles definía al ser humano con tres conceptos: animal, social, espiritual. Somos animales porque tenemos una biología que nos condiciona, somos sociales porque vivimos con los demás (y mejor aún, para los demás) y somos espirituales, libres y por tanto responsables y …

El cambio climático y la pandemia

Imagen
No soy de los que piensan que hay que alegrarse por los efectos positivos de esta pandemia, porque ha generado mucho sufrimiento, que esos beneficios en modo alguno compensan. Sí pienso, sin embargo, que de cualquier evento que vivimos podemos sacar enseñanzas, también de los que nos suponen dolor y tristeza, porque también esas experiencias son parte de la vida.
Uno de esos impactos positivos ha sido comprobar qué pasa cuando ponemos la salud humana por encima de la economía. No deberíamos hacerlo sólo en situaciones extremas, como la actual, sino en toda nuestra actividad económica, por más que también la economía sea muy importante para las personas. El problema es que hay muchas menos formas distintas de arreglar nuestra salud que de promover nuestra actividad económica. Si las prioridades están claras, las acciones también lo estarán. Otro elemento clave, a mi modo de ver, es aunar lo urgente y lo importante. No podemos prescindir de lo segundo en aras de lo primero, porque llega…

El valor intrínseco

Imagen
Desde los años 70 del pasado siglo se viene discutiendo en el campo de la ética ambiental cuál debería ser el cambio de enfoque conceptual que haga posible la conservación efectiva de la Naturaleza. Para algunos especialistas, ese cambio pasa por dejar de considerarla como instrumento para satisfacer nuestras propias necesidades, y empezar a valorarla en sí mismo, independiente de su posible aprovechamiento humano. Es el debate entre el valor instrumental o el valor intrínseco. Para estos autores, solo cuando demos un valor en sí a la Naturaleza y todos sus componentes empezaremos a relacionarnos con ella de modo que se garantice su continuidad. Para otros filósofos, no es preciso darle un valor intrínseco a la Naturaleza para conservarla, ya que, además de la dificultad práctica de conceder ese valor instrínseco, piensan que el valor instrumental no es necesariamente menor. Un ejemplo sería el valor de una fotografía de la boda de nuestros padres (intrínseco) que seguramente será men…

Abrazarse a los árboles

Imagen
Dadas las actuales sospechas de que cualquier objeto, planta, animal o persona puede ser portador o receptáculo del dichoso virus que ha trastocado nuestro modo cotidiano de vida, no seré yo el que recomiende aquí que nos abracemos a los árboles, al menos no en este tiempo de pandemia, pues vaya usted a saber quien se ha podido abrazar al mismo antes que nosotros o quizá realizar otras funciones menos nobles. Abrazarse a los árboles ha sido desde hace tiempo para muchos un símbolo de unión con la Naturaleza, para otros una manifestación de los servicios que nos proporcionan y para otros un ejemplo, un tanto estrafalario, de hasta dónde puede llegar el biocentrismo extremo. No quiero ahora entrar en esa polémica, sino únicamente reflexionar sobre con qué ojos miramos a los árboles cuando no hemos podido verlos durante tantas semanas. 
Desde mi terraza, que ha sido en los últimos 50 días mi único observatorio primaveral, he podido comprobar cómo se ha ido despertando el árbol que tengo…