El observatorio de huella de carbono

Comparto con los lectores del blog una publicación que hemos realizado recientemente en la revista Sustainability. Se trata de una revisión sobre el observatorio de la huella de carbono que hemos finalizado recientemente en la cátedra de ética ambiental. Se trata de una recopilación numerosas referencias que calculan las emisiones de gases de efecto invernadero de nuestras actividades cotidianas. 

El observatorio incluye, en primer lugar, una explicación sobre las bases científicas del cambio climático, sobre el concepto de huella de carbono y cómo se calcula, incluyendo el concepto de ciclo de vida. Es clave entender este concepto para tener en cuenta los impactos de cualquiera de nuestras actividades, ya que medirlas puntualmente puede ser poco significativo.

Las dos secciones más extensas del observatorio son Alternativas y Calcula tu Huella. En la primera, se incluyen los valores obtenidos de la literatura científica sobre la huella de carbono (emisiones en unidades de CO2 equivalente) de una amplia relación de actividades cotidians, incluyendo los alimentos (diferenciando entre muy distintos tipos de productos), los automóviles y otros medios de transporte, los electrodomésticos, la ropa, los productos de limpieza, e incluso las mascotas (aunque en este caso solo la comida). Ahí puede el lector interesado conocer los valores más rigurosos disponibles sobre las emisiones de distintas opciones de consumo, y tomar decisiones a priori, antes de realizarlas, para elegir las más convenientes desde el punto de vista de su impacto en el cambio climático. Por ejemplo, es interesante reflexionar sobre qué supone en términos de emisiones elegir uno u otro tipo de comida (se pueden calcular emisiones para distintos menús), para distintos tipos de coches (y de combustibles), o para distintos alimentos. Es interesante tener en cuenta, por ejemplo, que comerse un kg de carne de vacuno conlleva unas emisiones similares a comerse 50 kg de legumbres.

Finalmente, el observatorio incluye una completa calculadora de la huella de carbono personal. En este caso, se calculan las emisiones a posteriori, esto es después de realizarse las distintas actividades de nuestro patrón de vida habitual. En pocas palabras, esto implica hacer balance de qué supone en términos de emisiones lo que hacemos cotidianamente. El cálculo se realizar para todo el año e incluye energía doméstica, transporte, alimentos, bebidas, ropa, informática, tabaco y mascotas. Esta calculadora permite exportar los resultados a un archivo pdf o excel, y facilita una comparación de nuestras emisiones con personas de similares características (grupo de edad, tipo de trabajo, lugar de residencia, etc.).

Este breve vídeo explica la motivación y el concepto que hemos pretendido desarrollar con este observatorio:

La presentación completa del observatorio que hicimos en el mes de junio podeis verla aquí:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Manifiesto por una ecología integral

Despolitizar el Cambio Climático

La ecología del aplauso